Se sabe que la industria de los restaurantes no ama mucho que las personas lleguen a hacer dieta a menos que sea un restaurante de comida saludable, es por esto que usan técnicas que hagan que inconscientemente te enamores de sus productos y quieras estar aquí comiendo todos los días.

Es mucho lo que se ha especulado sobre esto, desde usar colores para inducir al hambre, hasta la música. La música puede llegar a hacerte engordar sin que te des cuenta. Desde finales de los años 80, se han venido realizando una gran cantidad de  estudios hechos por diferentes científicos, en los que se habla de la influencia de la música  en nuestro peso. En la mayoría  de los restaurantes ponen música de fondo para acompañar a los comensales, todo esto tiene un porqué y es lo que descubriremos a continuación. 

Resulta extraño que en la mayoría de estos lugares primero se trabaje con melodías armoniosas y que luego está cambié de ritmo de manera un tanto agresiva. Quizás nunca te has detenido a pensar esto pero es así. Las investigaciones cuentan que la música que se utiliza tiene un porqué y no es casualidad. Según el estudio realizado por la Association formal Consumir Research de EU la música que se coloca en un restaurant tiene un porqué. En los resultados se tuvo un enfoque general, la música que se utiliza es  calmada para asegurar que el cliente coma una buena cantidad de comida saludable.

Cuando se utiliza música alta y estruendosa se estimula a comer una gran cantidad de alimentos poco saludables.  El estudio se llevó acabó en un famoso café en Estocolmo, aquí la música se reproducía a 55 y 70 decibelios, que es la unidad con la que se mide  el sonido. Los decibeles se iban modificando en diferentes momentos para provocar diversos estímulos.

Los investigadores descubrieron entonces que el 20% de los clientes cuando escucharon música más alta, pidieron algo grasoso y muy lleno de carbohidratos, esto comparado son los que comieron con un volúmen más bajo. «Esencialmente,la música más fuerte tiende a excitar a la gente a comer mas», esto según los especialistas, quienes también agregan lo siguiente: «Los niveles altos de excitación (y estrés) son los que tienden a mejorar la preferencia por los alimentos que contienen un alto contenido de grasas».

Entonces es momento de escuchar música clásica,  bajita para educar nuestro cerebro a comer mejor, ahora sí tienes un restaurante prepárate para poner un buen buen rock psicodelico que te ayude a vender más, ya sabes, este es un buen típs para los que tienen una hamburgueseria.

La próxima vez que salgas a comer, presta muchísimas atención en la música que se encuentra de fondo. La música fuerte puede hacer comer un poquito más de lo que necesitas.

Al momento de comer es importante estar pendiente de lo que pasa a nuestro alrededor, pues a veces nos pueden atacar de forma inconsciente para hacernos comer de más y engordamos de forma innecesaria.

Si llegas y hay mucho ruido toma conciencia de lo que vas a pedir para evitar que escojas cosas no muy saludables. Piensa mejor antes de pedir.